Poda de hortensias

La poda de hortensias es absolutamente vital y es necesario realizarlo al finalizar el invierno. Sus flores grandes y hermosas, se ha convertido en una de las plantas de mayor estética en el mundo. Por eso, si deseas conocer cuál es la manera correcta para podarlas, como y cuando, este es el tutorial que tanto estabas buscando.

Poda de hortensias: Características

La poda de hortensias es una acción que no debe dejarse a la ligera. Incluso, se necesita conocer correctamente cuales son las características y tipos de ramas para luego podar. Se debe diferenciar los 3 tipos de ramas.

Ramas viejas

Las ramas viejas es de obligación eliminarlas desde su base, por muchas razones. Estas ramas nunca florecen, y son leñosas y antiguas. Además, la planta necesita nutrirse y este tipo de rama le resta su nutrición.

Y por último, las ramas que tienen la capacidad de florecer, necesitan mucha energía para lograrlo. Y estas ramas viejas le roban energía que las otras necesitan, lo que impide su florecimiento. Por lo tanto, ya estas ramas tuvieron su tiempo de vida, ahora es el momento de permitir que las otras lo hagan.

Ramas jóvenes

Todas las ramas brotan para vivir un largo periodo de tiempo. Por eso, estas ramas se consideran jóvenes después de los 3 años de vida. En este caso, la poda de hortensias para estas ramas, lo correcto es cortarla al 50% de su longitud. Y si esta cuenta todavía con flores, lo ideal sería podarla por encima de la yema.

Chupones

Los chupones son las ramas más jóvenes, esto es un punto favorable a la hortensia. Porque a diferencia de otras plantas, los chupones los consideran negativo. Su tallo suele brotar desde la base de la planta, y de esta rama es de donde nacen las flores. Por ese motivo, nunca hay que podarlas.

Si el podador decide cortarlas, le estaría restando vida a la planta. Por consiguiente, si el usuario considera quitarlas, deberá dejar algunas en la hortensia. Porque estas florecerán y aseguran un rejuvenecimiento en la planta.

como se podan las hortensias

Poda de hortensias: Tipos

Algo que ayudará a determinar al podador cuando cortarlas, es conociendo el tipo de hortensia que desea ejecutar. Esto es importante, ya que existe una variedad de hortensias. Por eso, no solo se trata de identificar la rama, sino tambien la planta.

Sin embargo, por todo el mundo, en la categoría de las hortensias, las más habituales son la macrophylla y la panicular.

La poda de hortensias en la macrophylla

Esta planta es muy fácil de identificar, ya que se caracteriza por sus grandes flores en diferentes tonalidades de colores. Son comunes encontrarlas de color, rosa, blanco y azul. Para podarla, lo recomendable es que después del verano, sea limpiada y cortada. Se deberá eliminar las flores marchitas y se podará por encima del último brote de la rama.

Además, cuando llegue el otoño, se pode completamente las ramas que se tengan aspecto de envejecimiento o debilidad. Igualmente ocurre al final del invierno, se aplica el mismo método, eliminando las ramas viejas.

Es de suma importancia, dejar la parte central de la planta, despejada. Para que la luz del sol llegue a este ella y pueda nutrirse. Por consiguiente, al podar excesivamente, el próximo año se obtendrán menos flores, pero con un tamaño más grande. Pero si se conservara más ramas (es decir, poca poda) habrá muchas flores, pero con un tamaño menor.

La poda de hortensias en  las paniculares

Esta hortensia también es conocida como planta arborescente, y tiene una particularidad muy singular. Naturalmente, el conjunto de flores que producen las ramas son de aspecto redondo. Sin embargo, esta hortensia se caracteriza porque su forma es cónica.

Para eliminar sus ramas débiles,  antiguas y sus flores marchitas, se puede hacer en cualquier época del año. No obstante, si la planta está sembrada en una zona donde el clima es frio, es aconsejable podarla al final del invierno. Porque así la planta no se adaptará al frio.

Al momento de cortarla, los expertos recomiendan que se realice la podadura cerca de los brotes de los tallos nuevos. Luego para que su desarrollo sea productivo, echar sobre él abono orgánico, así crecerá con energía y fuerza.