Las hortensias son flores muy bonitas que dan gran vida a los jardines. Estas pueden ser de diversos colores como azul, blancas o rosadas. No obstante, requiere de algunos cuidados como la poda, para un buen crecimiento. Por lo que es bueno saber cuándo y cómo podar hortensias maceta.

Importancia de podar hortensias maceta

Podar hortensias macetaRealizar la poda a las hortensias es de vital importancia pues, mediante esta se pueden recortar las ramas que se encuentren muy largas. Ya que, de no ser así, la rama puede romperse y dañar la panta y la producción de flores. Sin embargo, es bueno recordar algunos puntos antes de aplicar la poda.

¿Cuándo podar una hortensia?

Esperar el momento adecuado para podar hortensias maceta es muy apropiado. Porque, esta permite que el árbol crezca de forma adecuada. Lo ideal es que se realice cuando haya pasado el invierno, es decir, a principios de la primavera. O también hacerse en cuanto se haya marchitado a última flor de la planta.

Tipos de ramas de una hortensia

Sobre todo, es vital comprender  cada tipo de ramas que existe para saber cómo podar hortensias maceta. En ese caso, sigue la siguiente información al respecto.

Madera o ramas viejas

Son aquellas que tienen más tiempo. Estas se tornan secas y un poco duras, lo que indica que no darán nuevas flores. Otra forma de identificarlas, es que los brotes que llega a producir se desarrollan a partir de los anteriores.

Madera  o ramas de 3 años

Estas son ramas que se encuentran maduras. Se reconoce porque tienen las flores marchitas de la temporada anterior. Además, pueden volver a producir una nueva floración. Sin embargo, son unas en las que hay que aplicar la poda.

Chupones

Estas son las ramas nuevas y fuertes que posee la planta. Son gruesas y suelen salir cerca de la base del tronco de la planta. Justo en sus coronas, se observan las yemas. Y en estas saldrán principalmente las flores de la hortensia.

Pasos para podar hortensias maceta

En primer lugar, lo primero que se debe identificar son las ramas viejas. Pues estas son las que hay que eliminar desde su base. Esto se debe a que, no darán más flores y se vuelven una carga. Sin embargo, se debe cuidar de eliminar aquellas ramas que, aunque están viejas, aportan soporte a la planta.

Luego, se podarán aquellas ramas que tengan 3 años, y debe cortarse el 50% de estas y que ya hayan dado flores anteriormente. En el caso de los chupones, han de dejarse solo aquellos que posean un tallo corto o no muy grueso. Pues de lo contrario, podría absorber muchos nutrientes, debilitando la planta.